2015/06/29

LA VOLUNTAD GRIEGA


Los fotógrafos sufren al llegar a este templo. La asimetría los confunde. No es sencillo que el visitante comprenda que desde el comienzo de la columnata (donde está tomada la imagen), la mirada debe orientarse en la dirección del eje que ésta marca, y que ello, a pesar de que su delicadeza pueda parecer improvisación, no es casual, sino que tiene un objeto.

Los griegos que concibieron este templo tenían claro que, tan importante como atender y dignificar la circunstancia, lo es compaginarla con la propia integridad. Para ellos, ambas debían enriquecerse y potenciarse. Y así atendieron a los convencionalismos milenarios de Egipto, pero sin dejar de incorporar su propia sensibilidad artística. 

En este templo, las piedras se acomodaron al clasicismo egipcio en sus formas, colorido, etc., pero tal y como los griegos hacían con su propio arte, esos rígidos elementos (edificios, pilonos, obeliscos) se dispusieron en un orden libre, vibrante, delicado, cuyo objetivo era atender, poner en valor el paisaje.

La asimetría concede, así, tanta importancia al templo como a la presencia del Nilo y a los rayos del sol poniente, que son los elementos más importantes del entorno. El espectador, el oficiante, el importante visitante, se veía abocado, al final del eje, a asomarse al Nilo, donde se encontraba el importante nilómetro, y allí se encontraba también con el sol poniente en el primer punto del recorrido en el que era visible, pues el muro del pórtico oeste lo impedía.


Es fascinante la compleja riqueza con la que están dispuestos los elementos en esta planta. El día del solsticio, los primeros pilonos se encuentran en sombra cuando los rayos del sol inciden paralelos a ellos, pero los segundos aparecen aún iluminados.

El ceremonial se divide en un tridente de deliciosa ambigüedad: El espacio vacío correspondiente al Nilo, al noroeste; el templo de Ptolomeo III, cuya entrada la constituye una puerta "secundaria" en el pilono, al norte; el patio entre pilonos, a cuyo través se accede al templo de Isis, al noreste; y el templo de Trajano, al oeste.

Como no es posible que el traslado del conjunto reprodujera con toda fidelidad el entorno primitivo, dejo una fotografía del conjunto en su situación original:


No hay comentarios: