2014/07/24

EPIGRAMA, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

[EPIGRAMA]

Un borrón en el verde secante
un verso apagado sin final,
una pala de ventilador estival
que ha cortado el denso calor;
el ceñidor que se quedó en mis manos
cuando el deseo cruzó a la otra orilla
-esto es lo que puedo ofrecerte, Perséfone,
apiádate de mí y concédeme el sueño de una hora.

[Octubre 1939].


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

EL HOMBRE QUE SABÍA DEMASIADO

"... Nadamos en información; nos sale información por las orejas... Es difícil darse cuenta de cuándo alguien dice algo importante... no hay reacción..."

Transcripción aproximada de una parte del diálogo de Page eight, de David Hare.

EMBALSE DEL LIMONERO, MÁLAGA



Imagen encontrada aquí.

Para hacer honor al nombre del lugar, la foto ha salido un poco amarillenta: como aquellas instantáneas Polaroid, o las reproducciones de las enciclopedias y las guías turísticas.

LE CHEVAL N'A PAS DIT "M. E. R. D. E.", DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

LE CHEVAL N'A PAS DIT "M. E. R. D. E."

¡Mándalo todo a paseo, Takis Papatsonis, mándalo todo a 
     paseo!
muy otro era el caballo: funesto,
funesto, habría dicho el Ciego
que bien sabía de brutos y de hombres
y del riesgo cotidiano de la vida.
Le oíste, dices, hablarte en gálata
de Eurídice y de Cambronne
como coronel de Transilvania
con la botonadura reluciente, los cordones
y, sobre todo, con un nombre griego,
flor del fango de Bizancio.

Él no despegó los labios: se rieron de ti.
Nada: ¡chitón, maldito!
¡Pérfido, especie de garañón!
sólo un viejo sátiro borracho
que salía de la Bodega Dragomir
farfullaba entre flatulencias
de su biología las cinco letras
     de los gálatas.

Bucarest, mayo 1939.


Yorgos Seferis, Pedro Bádenas de la Peña

2014/07/23

PAISAJES QUE HAY QUE APRENDER A AMAR

 
Imagen encontrada aquí.

DOS HAIKU EN HONOR A LA MIKADO

Carne de hierro
Muerta sobre la vía
Destino apagado.


Mertxe




Locomotora  
Abandonada y vieja  
Una hoja seca

Glo




(Haikus compuestos por sus autores para esta entrada de 2009)

EL CABALLO DE MOLDOVAQUIA, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

EL CABALLO DE MOLDOVAQUIA


(Bosquejo de Matías Pascal).

Un penacho, una lanza, un árbol;
el caballo, en la otra orilla.
Entremedias discurren carnes y perfumes de mujeres
hombres en compañía de las carnes, ni contentos ni tristes,
sentenciados,
no resueltos,
sentenciados por los demás
por los dos reyes quizás
-uno, el que radica aquí, en su copia de bronce,
otro, el que radica en su copia de carne-
por los dos reyes quizás
o por el caballo
con el abismo de la panza tan airosamente alzado
en sus cuatro patas
que nos engañan con la pisada de sus cascos.
Lo horrible no se muestra nunca;
tampoco se muestra el gran anzuelo de pesca desde el 
     rojizo pedestal;
cuando te fijas te encaras con el desastre:
el retorcido esperma
que brota de sus espantosos testículos,
pesadamente como un impasible cañón en un palacete 
     de Hidra,
semilla de muerte
que infaliblemente clava a quienquiera que apunte.
y que lo arrastra como Aquiles a Héctor,
boca arriba por el polvo,
lívido, desnudo, humillado
entre los bordados reclamos que se encienden y se apagan,
entre los cansados muslos de las mujeres,
surcos enfangados de amor;
entre los neumáticos recalentados y los humos de los 
coches
cuando el calor aprieta y los uniformes presentan armas
     y los cornetines de bronce quedan sin aire
-lo trae sin duda a la panza del caballo
con la monstruosa excrecencia del rey muerto en la grupa
y sus hocicos entreabiertos resoplando de asco.
Silenciosa ceremonia inaudita,
ofrenda al hombre que sostenía esfera y cetro,
ofrenda al caballo dentro del hombre que relincha
     y ensangrienta las pezuñas
y no se sacia ni siquiera ahora que el jinete cambió el 
     sueño,
ceremonia sin procesión de sacerdotes, ni antorchas, ni
     ceremonias,
sino con las maneras cotidianas, los insignificantes infortunios
y nuestras impensables alegrías,
con la arruga habitual en la frente cuando descuelgas el 
     teléfono al sonar,
con la mirada cansada y el apretón de manos maquinal cuando
     encuentras a alguien,
cortejo enfermizo con el orden del pasajero decorado del
 mundo.

Bucarest, 19-V-1939
 
 
Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la peña


2014/07/22

EL ÁLBUM DE JAZZ, DE SHOSTAKOVICH



Para escuchar, preferiblemente, en gramola.

2014/07/21

SELVA OSCURA, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

SELVA OSCURA

Si cierro los ojos me encuentro en una penumbra inmensa,
siento el color de la aurora entre tus dedos.
Olvida la mentira que te ayudó a vivir
desnuda tus pies, desnuda tus ojos,
poco nos queda cuando nos desnudan
pero al final lo vemos fielmente.
Si cierro los ojos me encuentro siempre en un sendero,
los surcos a derecha e izquierda arruinados, al final
la casa acristalada, vacía, castigada por el sol.
Imaginé tus dedos golpeando en los cristales,
imaginé tu corazón palpitando detrás de los cristales
y cuántas pequeñeces separan a una persona
cuando no sabe superarlas.
No sabes nada porque has mirado al sol.
Tu sangre se vertió gota a gota en las oscuras hojas del
     laurel,
al ruiseñor, noches que pasaron y mármoles bajo la luna,
lo llevé al río y se tiñó de sangre.
Pienso y cuando pienso, pienso
en mis venas y en el misterio de tus manos que guían
bajando con cuidado peldaño a peldaño.
Si cierro los ojos me encuentro en un jardín inmenso.

[mayo 1937]


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

2014/07/20

SÁBADO SANTO, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

SÁBADO SANTO

Mañana es Pascua. Llueve y no tendremos oficina.
Los corderos en el horno me recuerdan un inmenso hospicio.


Korçë, 1-V-1937.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

FENECO, ZORRO DEL DESIERTO, O VULPES ZERDA



En la bella penumbra del atardecer.



2014/07/19

PARA UNA ROSA DISPONIBLE, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

PARA UNA ROSA DISPONIBLE

Este búcaro de barro lo compré un día de "Miróforas";
pensando en que si el cuerpo acaba siempre resta la sed
en un lugar a salvo como un prado en el otro mundo.
Lo que nos abruma es la sed de aquellos que mudaron,
le llevamos flores cada día engañándonos a nosotros 
     mismos.
¿Para qué sirven las flores? Respiran también los cipreses
y entre ellos aquellos ojos.
Regresamos después a nuestras tareas; los barcos
han de proseguir su viaje y la tierra, escapar entre sus
     dos sueños.
¿Quién ha despertado hoy de mañana? Nadie; tan sólo
     una mujer
deslizó su mano sobre su pecho desnudo y sonrió;
aquellos que pasan sed la tienen en sus moradas de terciopelo.
¿Para qué sirven las flores? Y esta rosa granate
en el búcaro de las "Miróforas", ¿para qué sirve?

Korçë 26-IV-1937.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

REBAÑO EN EL MONTE ZEM ZEM, TETUÁN



Imagen encontrada aquí.

ASCENSO A LOS INFIERNOS


Imagen encontrada aquí.

Culminación y final de la carrera espacial.

2014/07/18

LA AVENIDA SINGRÚ II, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

LA AVENIDA SINGRÚ, II

La avenida Singrú, el puente con dos ensenadas y dos
     cimas,
que nos ponía a prueba y nosotros a ella, omitiendo
     los carteles de atención
hasta descubrir la amargura y el amor que llenaba el mar
     sereno y azul,
tachonado de islas, ornado de vapores y veleros;
la avenida Singrú ancha y discreta esconde y retiene
     para mostrar luego de pronto
el cuerpo desnudo de una sirena con su melena suelta
     hasta el horizonte,
con su cuerpo rosado medio sumergido en el vinoso mar,
     con el busto
volcado y roja en la orilla cuando empezaba a ponerse
     el sol;
el paseo de serenos turbintos, pero paseo que nos enseñó
     la gimnasia
para abandonar en ocasiones a los amigos, el amor y la 
     música
para partir sin saber dónde nos surgirá la orilla-
Tuve un sueño, Fabricio, sumergido en mar índigo que
     asfixiaba el letargo.
No era Mussolini quien hacía la guerra al Ras, sino
     nosotros,
éramos nosotros, los cristianos; los etíopes nos pisaban
     los talones,
echaban barcos al mar, mandaban mensajeros y decían:
"Vosotros sois los que os portáis mal y decís estupideces,
     los que siempre comenzáis algo y no lo termináis,
hemos decidido -ya habéis visto lo que es bueno- daros un
     rey que os meta en cintura".
Y nosotros -que habíamos visto lo que era bueno- para
     ser consecuentes exclamamos en seguida: "¡Viva el rey!",
hicimos un referéndum para demostrar que somos un pueblo 
     libre.
Y llegó el rey a Azufaifos con plumas y barba negra, muy
     moreno, Ras Pupunabi.
En su hombro se posaba un mico de trasero colorado,
     sujeto con una cadena de oro a un ojal
de su levita y en su mano izquierda sostenía un papagayo;
iba descalzo y nosotros también descalzos gritamos: "¡Salve
     y gloria a nuestro soberano!"
Después, el rey, el papagayo y el mico enfilaron triunfalmente
     la avenida;
tambores y fanfarrias, cascos de caballerías y gritos,
     parecía una tormenta de chatarra
que barría la avenida Singrú y atravesaba arcos variopintos:
una nube de gallardetes en el cielo, auténtica plaga de
     chicharras teñida de mil colores.
Subió el cortejo por la avenida y se detuvo ante una inmensa 
     columna.
Allí pendía el escudo real tallado en noble madera
por tres reputados artistas que por tres meses estudiaron
     las salas de arte negro del Museo Británico,
sobre el escudo campeaba en letras de oro el lema de la
     dinastía: "A perpetuidad".
Saltó el rey al verlo y dejó al mono, al papagayo y sus
     harapos,
dijo que tocaran los panderos para bailar y comprender
     así nosotros su contento.
No fue una danza, fue un torbellino, un estruendo el vocerío
     y el ritmo, tramontana
enfurecida en la columna vertebral de la avenida Singrú,
     la azotaba y partía,
se estremecía la desdichada en medio de la pesadilla, rugía
     y calculaba cuándo se abriría la tierra...
Ese es el suelo, Fabricio. No sé cuándo despertará
     nuestro paseo.

25-XI-1935.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

SINFONÍA Nº8 DE SHOSTAKOVICH (COMPLETA)


ATLAS


Imagen encontrada aquí.

Anti Atlas = Anti Atlas o Pequeño Atlas
Haut Atlas = Alto Atlas
Moyen Atlas = Atlas Medio
Le Rif = El Rif
Atlas tellien = Atlas Telliano
Atlas présaharien = Atlas Sahariano
Aurés = Montes Aurés

EL SR. FILOPEMÉN A. PAQUIMERES BAILA, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

EL SR. FILOPEMÉN A. PAQUIMERES BAILA

Padre putativo de J. Colettis o rival del conde Dionisio
     Solomós
baila a la luz de acetileno que realza las estrellas del monte,
baila entre gitanas con su dote y cocheros madrugadores
mientras su diestra parapléjica tiembla medio muerta encima
     de hombros veinteañeros.
Fuera del ciclo de la luz la noche, repleta de castaños
     y chicharras,
se inclina y se derrama en el piélago que aguarda que el
     tiempo lo consuma;
poner fin a nuestras discusiones sobre monarquía o
     república,
a nuestra vida fragmentada en sillas y mesas con tanta
     desconfianza.
Sin embargo, el señor paquimeres, Filopemén, hijo de
     Ambrosio,
baila un tango empalagoso, octogenario jubilado del
     contrabando.
Traficante de plumas de avestruz, sicario de Al Capone,
     cuya muerte aguardan sus treinta sobrinos.
Sin embargo, quién no busca endulzar en el postrer instante
     la bilis en sazón,
que haga de pobre diablo, internado antaño en un asilo 
     de Corfú,
con un violín náufrago en sus manos asumiendo la injusticia
     del destino,
baila el señor Paquimeres; es hermosa la muchacha que
     tiene entre sus brazos, recién salida del internado
     francés de señoritas;
le prometió que si bailaba con él a oscuras daría dinero
     para el acueducto comunal.
El señor Paquimeres, Fabricio, es un hombre que vive la
     realidad y sabe afrontarla.
Sostiene que el alma es "debilidad que a veces la civilización
     acabará por rechazar".
Adora la "ciencia" y el confort; odia el arte; daría
     cien mil dólares porque no existiera.
En esto anda de acuerdo con el diputado local
que cada tarde discute con el "cazarevusiano" maestro
     sobre la gloria del griego antiguo
y sobre las ideas de Occidente corruptoras de la juventud...
En medio de la oscuridad de los castaños, el mar, las
     Espóradas y las chicharras
aguardan, al margen de la realidad, el paso de los años.
     Dioses, ¡cuántos años!

Sagorá, 6-VIII-1935.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

2014/07/17

UN TIPÓGRAFO HA PERDIDO LA CABEZA, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

UN TIPÓGRAFO HA PERDIDO LA CABEZA
(Tango)

Tipos del seis, aunque vayan
a Lutraki, a Pilio, a Camena Vurla,
aunque vayan a las islas blancas que en el mar sereno
el sol enciende a la par que a las muchachas, aunque vayan
cada instante los diminutos tipos de seis instantes,
aunque vayan al sol
que con la canción del gramófono vuelve la piel en mosto,
los pequeños números de seis instantes,
nosotros amasamos letra a letra cada mañana
pugnando por engarzar una cosa con otra,
nosotros los pequeños números.

Aunque vayan leyendo periódicos,
aunque estén en siete sillas
con una chica desnuda en tercera plana,
su perfume,
cuando estaba encorvado corrigiendo pruebas-
"¡alégrate, pensaba en otra cosa!"
vi impresas las manzanas en tipos del seis
en titulares rojas y temblaban
"que pasen su noche en soledad" -y aunque vayan
con las poetisas a la imprenta las manzanas rojas,
los pequeños números se van.


7-VII-1935.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

FORTALEZA DE CHELLAH, CERCA DE RABAT



Imagen encontrada aquí.

Estupenda solución, procedente de la decoración, para resolver las almenas en esquina.

2014/07/16

NUEVAS CREENCIAS

"... Las creencias son las ideas que están en el ambiente, que pertenecen a la época o generación que nos ha tocado vivir. Las creencias no se pueden eliminar a partir de argumentos concretos, sólo se eliminan por otras creencias..."

Párrafo encontrado aquí.

No sé si Ortega, en su quita y pon de creencias, no pecó de optimismo. Me temo que las creencias no pueden sustituirse, sino que forman parte esencial de cada uno de nosotros, de la misma manera, por ejemplo, que el idioma. Las creencias sólo desaparecen cuando desaparecemos nosotros.

SÍMBOLO DE MI VERANO




Imágenes encontradas aquí

Un tupido árbol a cuya sombra, sobre la hierba, se pueda echar una siesta.

2014/07/15

EL ÚLTIMO BAILE, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

EL ÚLTIMO BAILE

A variar una leyenda contribuimos
nosotros y los demás
como también los viejos reducidos a cenizas,
aquellos que tenían cayados en sus manos y hablaban quedo.
El baño enfangado, la red, el puñal,
la púrpura y la voz que preguntaba por la mar,
quién podrá agotarla,
nutrían nuestra existencia.
Bebimos poco a poco nuestro amor
aceptamos ingerirlo por puro mitridatismo;
hasta que al fin acabó por consumirse.
Es cierto, nuestro pueblo
nos ha engañado siempre con cordura.

Acabe ya mi vida, esta existencia
entre el Pentélico, el Himeto y el Parnés.
No obstante, las raíces,
las raíces no se pudren fácilmente,
no se van fácilmente los miasmas
de la sinrazón, la injusticia, la vacuidad.
Tres mil años o más
en estas mismas rocas
llevamos pagando la variación de la leyenda.
¡Compadécete de los que todavía esperan!

26-XI-1934.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

PEQUEÑA CUMBRE



Imagen encontrada aquí.

Percibo la geografía de una manera esquemática. Estoy habituado, por ejemplo, al esquema cumbre-ladera-río a una escala determinada, así que el ámbito de la foto me hace gracia porque me parece de juguete; en cambio el Sistema Central-Madrid-Tajo, me resulta agotador por colosal.

PAISAJE INFANTIL



Imagen encontrada aquí. Un lugar lleno de posibilidades para el disfrute de los niños.

2014/07/14

EXPIACIÓN, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

[EXPIACIÓN]

En los carros, con solemnes vestiduras y penachos,
después:
     Las madres y los hijos 
caminarán cabizbajos con unción
en silencio, sin llanto
(modestia sobre todo en el vestir de las señoras y en
     los maquillajes)
seguirán los presbíteros con la majestuosidad
que les confieren las leyes del Estado;
al final los adolescentes y las núbiles doncellas
(uniforme colegial; están prohibidos los sostenes y
     otros signos de indecencia).
Concentración en el Sápion a las ocho de la mañana.
La comitiva se pondrá con orden en movimiento
avenida de la reina Amalia arriba y por la calle
de Dioniso Areopagita
hasta los propileos de la Acrópolis. Los portadores
     de antorchas
darán cada cien pasos la señal
del grito expiatorio.
La policía cuidará de prohibir
el tránsito de vehículos, las castañas,
las pupas y altavoces.
Las Euménides han prometido al Obispo Prelado
regresar a su caverna
y quedarse allí para proteger la ciudad
hasta la consumación de los siglos. Así lo ha ordenado
     el Dios de Grecia.
Gritad ahora tras mis cantos,
ahora tras mis cantos
gritad...

 
Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

2014/07/13

VIAJE DE PLACER, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

[VIAJE DE PLACER]

Y esto es de Seferis. A Fabricio,
que en "Argo", el yate de su vicio,
mientras la señorita con donaire
levanta sus muslos por el aire,
lo rodean sombras de amor,
avizora el horizonte y trasiega licor.

Londres, 4-XI-1933.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

TESTIGO DE CARGO (PELÍCULA COMPLETA), DE BILLY WILDER


SUSINOS DEL PÁRAMO, BURGOS


Imagen encontrada aquí.

ENTRE MURCIA Y ALBACETE



Imagen encontrada aquí.

2014/07/12

BALADA CRETENSE, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

BALADA CRETENSE

A Yorgos Cachímbalis.

Llegamos a la vida una mañana
radiante como un manto de plata dorada,
temblaba nuestra alma de premura
anhelante, nosotros, rebaño incalculable.
Sin quererlo, las miradas de todos
buscaban, allí en la lejanía, conocer
en la mar, en el bosque, la honda
experiencia que un día así nos otorgó
y poco a poco el amor fue disponiéndolo
para levantar jardines en el aire.

Como el árbol que yergue su copa
en primavera y sirve a las aves de reclamo,
la propicia desazón del pensamiento
engalanada, sin desaliño alguno,
íbamos seduciendo en la entraña del recóndito valle
del mundo que ignoramos.
Marcados por la debilidad
ya no nos importa ni la juventud ni la vejez
en nuestro empeño por hallar un nido
donde levantar jardines en el aire.

Ceniza es la vieja discusión
y el silencio, aceite derramado,
no es ni temprano ni tardío,
arde nuestra brasa en la tiniebla.
Nuestro amargor es duro cabezal,
el olvido asilvestra la ausencia
y el recuerdo regresa sin piedad
a cantar la razón que traían las pasiones
y nos quedó como único consuelo
levantar jardines en el aire.

Destino que nos robaste el aliento,
no te vengues -a nuestros cuerpos ignorantes
no pudieron pulirlos, no sabían-
auxilia y alívianos el corazón
para levantar jardines en el aire.

Londres, 10-XI-1931.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

EL ORO


Imagen encontrada aquí.

VASIJA MANTEQUERA GUIPUZCOANA


Imagen encontrada aquí.

YO ANTE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA


Imagen encontrada aquí.

LEYENDA INDIA, DE INCIDENCIAS (1931-1971?), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

LEYENDA INDIA

A la sombra de una higuera de la India
de ojos de loto se sienta una niña,
una ensalada prepara con tomate
que corta con yuca y aguacate.

El timbre de su canto tintinea
y los cañaverales de bambú
con las ramas de los ébanos
en las charcas se cimbrean...

De pronto, ¡ay!, parecen de la espesura
irrumpir los aryunas amenazantes.
Parecen esprectros llameantes
amagando en osada travesura,

avanzaron ya todas en manada
hacia las aguas del Ganges
en busca del as de corazón
de la muchacha acurrucada...

Mas la favorita de los Nidashas
no sintió ya temor de las aryunas
y toda su bilis sacó en ayunas
contra el hostil tropel de las Vidasbhas.

Y cuando se marcharon cabizbajos
adentro de la selva tupida
exclamó: "¡Al diablo esos zancajos!..."
y sin ganas empezó su comida.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

2014/07/11

LOS NIÑOS Y EL TRABAJO


Imagen encontrada aquí.

Esta niña está en la edad adecuada para aprender a intuir el carácter y la reacción de los animales. En teoría ese animal es peligroso, pero la niña, como puede comprobarse, está acompañada de adultos. 

Lo más peligroso es pretender manejar un animal sin estar familiarizado con él, y eso es, precisamente, lo que ella está aprendiendo ahora que parece no tenerle miedo. Esto mismo, unos años después, sería demasiado tarde.

2014/07/10

"SOBRE LOS ASPÁLATOS...", DE II ÚLTIMOS POEMAS (1968-1971), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

"SOBRE LOS ASPÁLATOS..."

Platón, República, 616a.

Estaba hermoso Sunion aquel día de la Anunciación
de nuevo en primavera.
Pocas yerbas aún entre las piedras herrumbrosas;
la tierra es roja y unos aspálatos
enseñan dispuestas sus grandes agujas
y unas flores amarillas.
A lo lejos las antiguas columnas, cuerdas de un arpa
     resuenan todavía...

Calma.
-¿Qué me puede recordar al Ardieo aquel?
Una palabra en Platón, creo, perdida en los surcos del
     cerebro;
el nombre del matorral amarillo
no ha cambiado desde aquellos tiempos.
Por la noche hallé el pasaje:
"Lo ataron de pies y manos" nos dice
"lo arrojaron por tierra y lo desollaron,
a rastras lo separaron, lo desgarraron
sobre las espinas de los aspálatos,
al final lo echaron al Tártaro, como un guiñapo".

Así pagaba en los infiernos sus crímenes
Ardieo de Panfilia, el miserable tirano.

31 de marzo 1971.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

2014/07/09

COLONO HÍPICO, DE II ÚLTIMOS POEMAS (1968-1971), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

COLONO HÍPICO

A ruiseñores y olivos
los han barrido bloques de viviendas
los hombres echaron por delante a las máquinas.
En lo alto de la colina un potrillo
contempla a Atenas con arrogancia
relinchó y volvió a relinchar
y le oí exclamar "Yahoo"
mientras alzaba sus orejas.
Luego, libre y con el rabo tieso
echó a trotar cuesta abajo.

mayo 1970.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

He olvidado dónde encontré esta imagen.

2014/07/08

OLIMPIA s. XX d. C., DE II ÚLTIMOS POEMAS (1968-1971), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

OLIMPIA s. XX d. C.

De Yorgos Pavlópulos.

La señorita Pitis adora a los antiguos.
Suspira con el violento Bóreas
y llora con el Noto;
toma las agujas y borda
borda y borda
con el Garbí y el Siroco.

La señorita Pitis soñó un amanecer
que yacía con un lapita que después de gozarla
se volvió estatua en un tejado;
todavía lo guarda en su alma a este muchacho.

Hoy mientras ella subía a la iglesia
Druva arriba en una mula negra
iba pensando en él.
Día de San Jorge y el icono orlado
de glicinias o de lilas, como las llaman allí;
oficia el Papacentauro.

La señorita Pitis reza, un movimiento de sus labios
     lo delata
o ¿acaso está esbozando un beso?
Tras ella, invisible, ávido e increiblemente presente
el "Doblegapinos".

1963-mayo 1970.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

TERCER MOVIMIENTO DE LA UNDÉCIMA SINFONÍA DE SHOSTAKOVICH


KLIMT Y FLÖGE


De la imagen izquierda no recuerdo la procedencia. La derecha la encontré aquí.

2014/07/07

CARTA A REX WARNER VECINO DE STORRS CONNECTICUT U.S.A. EN SU SEXAGÉSIMO ANIVERSARIO, DE II ÚLTIMOS POEMAS (1968-1971), DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

CARTA A REX WARNER, VECINO DE STORRS, CONNECTICUT, U.S.A., EN SU SEXAGÉSIMO ANIVERSARIO

Cuando nos conocimos
hablabas de la caza del pato salvaje
en el Despotado de los Hermafroditas;
allí el campo de fútbol
había conocido la vergonzosa matanza.
Volvía yo de un bello estadio de mármol
donde el voluntario corredor de un maratón
contemplaba herido navegar la curva en sangre.
Así te sentí y nos hicimos amigos.

Íbamos por un país devastado por la guerra
hasta los muñecos de los niños los habían mutilado.
La luz fugaz y poderosa
mordía y petrificaba todo.
Paseábamos por entre
bicicletas y cometas
dirigíamos la mirada a los colores pero nuestra charla
se desviaba hacia aquel horror en carne viva.

Pasaron los años y volví a encontrarte
en tierras de vegetación exuberante
donde a veces acecha la hiedra ponzoñosa
y los niños aplicados aprenden
a deletrear la sabiduría de los libros
y el laberinto del amor.
Citabas siempre a Homero y su linaje.
Trepaba por un árbol gigantesco
a quiebros temblorosos una ardilla
sin cesar más alto cada vez
que mirabas sonriente.
Separación es siempre nuestra vida
y la presencia, más difícil.

Ahora yo vuelvo a imaginarte aquí
en la metrópoli tentacular.
Todo pura televisión
difícil tocar algo de cerca.
Dentro de una cálida noche de electricidad
en una impenetrable soledad de fondo
los rascacielos encendidos
ostentan sus bruñidas cristaleras
como la piel de un cetáceo inmenso
revolviéndose en la espuma.
La gente variopinta que los puebla
la incontable muchedumbre arracimada
se ha marchado en una hora como esta
hacia los goces y otras inquietudes.
Se han quedado vacíos, sin un alma
como los nidos de aquel gorrión
al que apodan "amistoso"
-Philetaerus Socius- nidos de múltiples cubículos
pueden verse en la acacia espinosa
y en el museo, si los buscas.
"Estoy triste por la calabaza"
murmuraba el profeta Jonás
a la vista de la gran Nínive.
Esta reflexión dota de sentido a los sueños que despierto
reunió en su esforzada misión:
Toros y corceles boquiabiertos
y lengua veloz como un puñal.
Un Teotocópulo emigrado como el abismo de la Resurrección
usando un lenguaje 
que nadie comprende.
Y este escultor
que veía solo el cielo
y luchaba contra el espacio voraz
que roía la estatua entre sus manos
un poco más cada vez y más descarnada
hasta la nada.
Muy profundo se hundieron los años en que el efebo
     Megacles
con su aribalo de atleta colgado de su mano izquierda
sosteniendo con tres dedos
un fruto de granado
fue a ofrecérselo delicadamente 
a Perséfone.

Ahora en tus sesenta años no puedo
regalarte nada
sino este inútil gorjeo.
Sin embargo afirmo que me han cercado y me incitan
en prieta bandada los amistosos gorriones.

Nueva York, junio 1965.
Princeton, N. J., invierno 1968.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

PÁGINA OCHO (PELÍCULA COMPLETA)



Película "de espías" del mismo año que El topo, a la que está muy próxima, pero a la que, en mi opinión, supera en algunos aspectos.

La propongo también en VOS:

FELIPE II CONTRA EL PONIENTE


Estatua de Felipe II en su anterior ubicación (junto a la Almudena). Uno de los rincones más acertados de la ciudad, hoy lamentablemente desaparecido.

Imagen encontrada aquí.

BOUDMO, DE BERANGERE

http://myfreemp3.eu/l/1nmc0ium2aoo/


Pinchando en la fotografía de la autora puede accederse a la composición.

2014/07/06

ÉFESO, DE I "DÍAS DE 1945-1951", DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

ÉFESO

Se doblan pese a todo
los cíclamos
al paso del Señor.

Ankara, 30-X-1950.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

LA BAILARINA, DE KLIMT


Imagen encontrada aquí.

RETRATO DE UNA DAMA DE NEGRO, DE KLIMT



Imagen encontrada aquí.

SESTAO


Imagen encontrada aquí.

De cuando llovían finas láminas brillantes de acero que se depositaban sobre todo y se oxidaban dejando una uniforme costra marrón; cuando las fétidas nubes rojizas no dejaban abrir las ventanas; cuando el cielo nocturno se iluminaba con decenas de antorchas y se llenaba con los ruidos de golpes, explosiones, chirridos...

2014/07/05

SALVA NOS VIGILANTES, DE I "DÍAS DE 1945-1951", DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

SALVA NOS VIGILANTES
(Budrum)

Un cielo así, un cielo delicado y en las murallas,
lirios cincelados, escudos, leones y
SALVA NOS DOMINE VIGILANTES
CVSTODI NOS DORMIENTES
en el dintel del pórtico.
En el patio del castillo
atrevidas flores rojas,
peces venenosos las llaman ahora.
El ángel se ha marchado enseñando sus talones de oro,
tobillos y muslos del color dorado de la piedra.
y el hombre, asediado, solo, rodeado;
sed; la fortaleza cerrada a cal y canto.
Pobres cuerpos y las lanzas enemigas se apiñan
en vela.
Abajo, en Halicarnaso...
"Si besara tu cuello
e impregnara mi sudor los pezones de tus senos,
tus pezones, diminutas bayas rojas".
En la víspera de los Doce Apóstoles fue
cuando se derramaron por la arena sus claveles
y llanto fue ella la noche entera
nadando en penas poco profundas;
él la escuchaba enredado en la intrincada trampa de
     sus prendas
como gladiador del circo preso en la red:
manos crispadas.
Un cielo así
y la luz cobriza de la luna
en el jardín de cactus gigantescos.
Desnudez entera de la luna
y mar hecha de piel y alientos.
Peces venenosos como en un cuento de Heródoto,
talones dorados, lanzas brillando al sol:
SALVA NOS VIGILANTES-
en cuanto al sueño
se habla de un fino sepulcro
muy cerca de nosotros.

Junio 1950.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

EL PARQUE, DE KLIMT



Imagen encontrada aquí.

INEFICIENCIA ENERGÉTICA DE LAS UNIFAMILIARES

Resulta una auténtica tomadura de pelo que precisamente una vivienda unifamiliar pueda alcanzar la categoría de "energéticamente eficiente". Una tipología cuyo auge reciente ha tenido como única finalidad el fomento más salvaje del consumo en todos los órdenes. Una auténtica máquina de mover dinero.

El ahorro energético en un edificio de ese tipo es ridículo si se compara con los costes de su construcción y el de la parte proporcional de las infraestructuras necesarias para que sea habitable; con los costes proporcionales de mantenimiento en alumbrado de viales, transporte público y privado, recogida de basuras, seguridad, redes de alcantarillado y tratamiento de residuos, abastecimiento de agua potable, energía eléctrica, telecomunicaciones; e incluso con el mero coste de mantenimiento del inmueble, incluido el consumo de energía, por muy eficiente energéticamente que sea.

2014/07/04

ESCRITO A LÁPIZ, DE I "DÍAS DE 1945-1951", DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

ESCRITO A LÁPIZ

Sin túnica sin labios sin ojos
modestos régulos con cortesanos y concubinas
y todo lo que ha desembarcado el navío cretense
abajo en el puerto de Halicarnaso;
esclavas de senos turgentes educadas por serpientes
y acróbatas enquencles educados por el toro
¡cuánta mercancía!
y comerciantes con las cuentas del Laberinto.
Sin túnica sin labios sin ojos
todos intentan desnudarse de la tierra,
lo desean
incluso desde esas laderas
que descubren tantos senos a la luna
y a ese hombre apoyado reposando
al pie de la columna de los epígonos mientras escucha,
entornados sus párpados, cómo escarban
ranas y chicharras.

Lavandra, 27-VI-1950.


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

SINFONÍA Nº11 DE SHOSTAKOVICH


2014/07/03

UN POEMA, DE I "DÍAS DE 1945-1951", DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

Salimos de las murallas -¿quién iba a darnos miedo?
Afuera nadie; tonos malvas en la tierra, pájaros malvas.
Rocas inmensas brillando a veces como espejos
y el ángel de coturnos dorados
vistió su denudez con un aleteo azul-

22-VI-1950


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

EL URQUIOLA EN EL PUERTO DE SANTURCE


El petrolero Urquiola, recién construido, en el puerto de Santurce. Imagen encontrada en este relato de Luis Jar Torre sobre el accidente del buque en La Coruña.

El muelle del fondo a la izquierda es el muelle Reina Victoria Eugenia y del derecho (en construcción) es el muelle Príncipe de Asturias sur. El lugar está señalado en esta otra foto de la época, tomada desde parecidos ángulos, aunque más lejos:

2014/07/02

"FILOCTETES", DE I "DÍAS DE 1945-1951", DE CUADERNO DE EJERCICIOS II, DE SEFERIS

"FILOCTETES"

Cuerpo herido, país herido
tiempo herido-

Noviembre 1949


Yorgos Seferis/ Pedro Bádenas de la Peña

SIERRA DE ESCALONA



Imagen encontrada aquí, reportaje lleno de interesantes fotografías que están muy bien de luz.