2015/11/20

EDUCACIÓN VIAL: EL PASO DE CEBRAS


El diseño del paso de cebras es de sobra conocido: la mitad de la superficie es negra, y la otra mitad, blanca. La mitad negra corresponde a los vehículos, y la mitad blanca, a los peatones, siendo la superficie de un color igual a la superficie del otro. Esta igualdad tiene su correspondencia en el uso: vehículos y peatones tienen igual derecho a utilizarlo, si bien dicho derecho es alternativo y son los peatones los que tienen la prioridad en la alternancia. Pero mientras el peatón cruza, el vehículo debe esperar, y también al revés: cuando un vehículo está utilizando el paso de cebras, el peatón debe esperar. Este último caso suele ser mal percibido por los peatones. Así, cuando un vehículo va a incorporarse a otra vía, en ocasiones necesita detenerse sobre el paso de cebras, ya que, de otra manera, el conductor no podría ver lo que sucede en la vía a la que va a incorporarse. Si el tráfico impide al conductor desocupar el paso de cebras y llegan peatones que antes no estaban, éstos deben esperar a que el vehículo desaloje el paso de cebra, pues el vehículo está ejerciendo su legítimo derecho a utilizarlo hasta que finalice la maniobra.

No hay comentarios: