2016/05/20

ENCINAS: LA MAYOR COMPLEJIDAD, SIN SALIR DE CASA


Imagen de una encina murciana "rotundifolia" acompañada de unos chopos, encontrada aquí.

Las encinas "decidieron", en algún momento de su larga y pacífica existencia, promocionarse ofreciéndonos frutos dulces a los animales. De la misma forma que, por ejemplo, los castaños. Pero el paso de la bellota amarga a la bellota dulce ha resultado muy complejo porque, mientras unos ejemplares iban adoptando la "nueva política" (la variedad rotundifolia), otros se mantuvieron más próximos a su estado primitivo (la variedad ilex), ocurriendo que durante la divergencia se produjeron migraciones e hibridaciones entre ambas ramas, aún genéticamente muy próximas. El proceso es complejo y se encuentra inacabado, de manera que: 

- la variedad ilex y los híbridos son siempre amargos, 
- algunas encinas rotundifolia dan bellotas amargas y 
- algunas encinas rotundifolia dan bellotas dulces, 

sucediendo, incluso, que entre las de un ejemplar que generalmente las produce dulces, hay algunas amargas. 

Los seres humanos intervinimos en el proceso según lo previsto: eliminamos los ejemplares amargos de nuestras dehesas y mantuvimos solamente los dulces. No debe descartarse que la voluntad de la encina haya sido ahorrarse parte del trabajo, dejando que nosotros "terminemos" el proceso comenzado por ella.

...

Las encinas cuentan, además, con otras peculiaridades. Así, por ejemplo, han "decidido" dedicarse a los animales comedores de frutos pero pasar olímpicamente de los insectos. Se han "saltado" la presencia de éstos, y en lugar de desarrollar flores que los atraigan, siguen confiando en el viento.

No hay comentarios: