2016/08/02

EL VALS ES PARA BAILAR

Hace poco leía una apología a La valse de Ravel como estéticamente superior a los valses de los Strauss. Sin embargo, es evidente que el de Ravel no sirve para bailar y los otros sí. De igual manera, la función de la pintura es, siempre, en última instancia, decorativa, de manera que puede arrastrase por el fondo de la falta completa de intención; de lo manido y hasta la saciedad repetido; del desacierto completo en la combinación de colores y otros esperpentos... pero seguir "sirviendo" y, por tanto, viviendo. 


Imagen de una obra del Equipo Crónica encontrada aquí.

He encontrado en la obra del Equipo Crónica una inesperada fuente de inspiración. Quizá por estar relacionada estéticamente con la manera de hacer de Schnittke, autor musical en el que llevo un tiempo instalado. Pero, claro, yo me "alimento" de imágenes, y la música muy escasamente tiene que ver con lo visual.

No hay comentarios: