2017/07/04

UN LUGAR SIN REFUGIO


Imagen encontrada aquí. La he seleccionado de entre todas las demás, porque incluye una iglesia, institución que tradicionalmente estuvo vinculada con el refugio, y que ahora cierra sus puertas y valla sus espacios exteriores.

Si en algo caracteriza Madrid es en su extraordinaria dureza. La exposición Un lugar sin refugio, de Alejandro S. Garrido, incide en esa realidad. En ella se menciona el neoliberalismo y se habla de razones económicas como causa del establecimiento de esta realidad. Pero la misma también es consecuencia del progresivo abandono de las élites de los sucesivos espacios urbanos: primero, del casco antiguo, del que finalmente desaparecieron también patios, parques, fuentes, árboles, flores, bancos, jardines (los peatones pueden caminar o permanecer en posición de firmes si no quieren contraer una enfermedad sentándose en un helado cubo de granito); más tarde de las villas de La Castellana (de las cuales apenas quedan algunos caserones como el de Sorolla, paraíso verdadero). La incidencia directa de las élites en la calidad urbana de la ciudad quedó patente en aquel enfrentamiento entre la baronesa Thyssen y la administración pública por motivo del deseo de la segunda de eliminar la arboleda del paseo del Prado. Cualquier otra consideración aparte, los árboles siguen allí.

No hay comentarios: