2018/05/02

LA PERVIVENCIA DE UN TESORO: LAS CAMPORRAS

Las Camporras es uno de esos topónimos populares poco atractivos de esta zona de Vizcaya. Un área de propiedad industrial entre los municipios de Sestao y Portugalete, que después pasó a propiedad pública, y que ha sido siempre un gran espacio de esparcimiento: durante muchos años, un laberinto de pequeñas huertas comunicadas con el exterior por senderos; y después, desde hace unas décadas, parque público pradera-arbusto-árbol, aunque por fortuna siguen existiendo zonas de huertas en el área de Las Canteras de Sestao, así como en Portugalete. No existen alquileres; los huertos pasan de una mano a otra; no disponen de agua corriente ni de electricidad; y todo es autoconstruido.

Siempre que puedo pongo en valor esas huertas urbanas de inconmensurable valor medioambiental, especialmente si las comparamos con la extrema pobreza de los espacios verdes gestionados por la administración pública.

No hay comentarios: